Hay un monstruo baboso en mi salón

Hay un monstruo baboso en mi salón

by R.Trenado

Si, lo que te digo es cierto y lleva a mi lado desde hace unos 25 años…

 

 

 

Tengo una perrita que comparte su vida con la nuestra, la de mi monstruo baboso y la mía. Ella no lo detecta. Nunca.

Pero yo si le veo, le huelo, le oigo y se cuando me está mirando y cuando me da la espalda porque se siente disgustado ante mi indiferencia.

Lo que oyes (o lo que lees), se me enfurruña el monstruo y me ofrece su orondo y babeante trasero. Llevo tanto tiempo teniéndolo cerca que si algún día desapareciera, no sabría que hacer conmigo misma.

 

 

 

Hace calor y he puesto el aire acondicionado.

No me gusta porque me constipo cada vez que lo pongo; seré de esas personas proclives a tener una lucha interna (y externa) entre soportar el calor agobiante que te asfixia o joderte con un catarro de verano que te dura hasta septiembre…

Si, soy de esas personas. ¡Pero se está tan fresquito con el airecillo del aparato!… no me he resistido, que le den por culo al “presunto-futuro-catarro”.

 

 

¡ Ja ! tengo que decir que cada vez que enchufo el aparato del aire, el monstruo vibra… qué si, que vibra y deja más charco de lo normal… le dan escalofríos (supongo, no lo tengo muy claro porque no conozco su fisiología) y hace un ruidillo algo así como: blob blob blob

Da un poco de asco pero ya me he acostumbrado.

 

 

No tiene color, es… como traslúcido, con muchas capas de piel o carne cuasi transparente, me recuerda a las cebollas cuando las congelas y las descongelas, tiene ese aspecto pero con un buen surtido de babas.

 

 

A veces creo ver un ojo o más… aunque puede que sea la refracción de una luz que no le debería afectar porque nadie más lo ve. Sólo yo.

Si sólo lo veo yo… es porque no existe, pensarás ¿verdad?… Pues te equivocas, existe y es algo que he podido confirmar durante los 25 años que lleva viviendo junto a mí.

Una vez me salvó la vida.

 

 

Fin primer Capítulo.

Si quieres saber más, tendrás que esperar al siguiente post.

Allí descubrirás cosas que podrían recordarte cosas que has olvidado o que no has querido creer, aunque sepas que están ahí… de verdad.

Publicado en Imaginaciones y etiquetado , , , .

Deja un comentario